Qué ver en Cangas de Onís

Río Sella y Cangas de Onís

Cangas de Onís es un atractivo pueblo, concejo del Principado de Asturias. Esta localidad ofrece a sus visitantes parajes naturales como el Parque Nacional Picos de Europa y una rica historia monárquica que se refleja en su arquitectura y en lugares cercanos como el Real Sitio de Covadonga.

Son estos tres espacios, Cangas de Onís, Covadonga y los Picos de Europa, lugares imprescindibles para cualquier turista que visite la zona. Además, en Cangas de Onís, podrás disfrutar de la naturaleza, con cuevas y actividades de aventura.

Canga de Onís fue hasta 774 capital del Reino de Asturias y cuna de la Reconquista. Posteriormente, dejó de ser una ciudad de reyes, pero se mantuvo como una localidad dinámica y hermosa. Fue allí donde se libró la épica batalla de Covadonga en 722, que significó el inicio de la conquista cristiana en la Península y enalteció la figura de Don Pelayo contra los musulmanes.

Te contamos todo lo que puedes ver en Canga de Onís y sus alrededores para que aproveches al máximo tu visita.

  1. Puente Romano

Este puente sobre el río Sella es un ícono de la ciudad y de la región, Monumento Histórico Artístico desde 1931. A pesar de su nombre, el actual puente data de la Edad Media, pero se cree que se construyó sobre una estructura romana.

Fue edificado durante el reinado de Alfonso XI en el siglo XIII. Cuenta con seis arcos, de los cuales tres son apuntados. Del arco central cuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria que conmemora la batalla de Covadonga.

Puente Romano en Cangas de Onís

  1. Ermita de la Santa Cruz

El valor histórico de esta pequeña ermita es su antigüedad. Fue fundada sobre un dolmen en el año 437. Es también el primer templo cristiano de Asturias pues, en 737, fue reedificada por el rey Favila para custodiar la Cruz de la Victoria.

Su última reedificación fue después de la Guerra Civil. En esa ocasión se dejó al descubierto un dolmen funerario del 4.000 a.C. Este dolmen está formado por un montículo artificial en cuyo interior se encuentra una cámara sepulcral hecha de varias lajas de piedra.

  1. Centro de Cangas de Onís

Pasear y callejear por el encantador centro de Cangas de Onís es imprescindible cuando visitamos esta localidad. Durante el recorrido, te toparás con la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Este templo de 1963 cuenta con una torre de 33 metros y tres pisos en los que destacan sus vidrieras francesas Maumejean y sus doce campanas. En su interior, podremos admirar las pinturas del asturiano Casimiro Baragaña.

En el jardín situado frente a la iglesia se alza la escultura del guerrero Don Pelayo, un personaje emblemático de la Historia del Reino de Asturias y, como mencionamos anteriormente, de la conquista cristiana de la Península. Fue un guerrero temible y el primer rey de Asturias.

Cercano a la Iglesia Parroquial, se encuentra el Palacio Pintu, copia del edificio original del siglo XVII. Tiene tres pisos separados por impostas de piedra y en su interior te toparás con la escultura del político Vázquez de Mella. Actualmente, es la Delegación de Hacienda.

También podrás pasear por la Plaza del Mercado, inspirada en modelos tradicionales asturianos. Está formada por dos cuerpos en escuadra con una torre angular y arcos rebajados sobre pilares troncopiramidales. Allí se lleva a cabo durante todo el año el mercado dominical.

En la Avenida Covadonga, podrás encontrar la Antigua Audiencia, un hermoso edificio neoclásico que es hoy en día el ayuntamiento de la ciudad.

No está de más decir que pasear por el centro de Covadonga es una excelente oportunidad para hacer una parada en una sidrería o disfrutar de la gastronomía local (Pixín, Carbayones y Pastel de Cabracho) en algún bar o restaurante.

  1. Aula del Reino de Asturias

Originalmente, este edificio era la Iglesia de Santa María de Cangas, antiguo templo parroquial de la ciudad. Actualmente, acoge un montaje audiovisual y expositivo del Aula del Reino de Asturias.

Qué ver cerca de Canga de Onís

·         Santuario de Covadonga

El Real Sitio de Covadonga o Santuario de Covadonga es uno de los mayores atractivos turísticos de Asturias. Fue allí donde Pelayo derrotó a los árabes en 722, comenzando así la Reconquista. Antes de llegar al Santuario, en el campo del Repelao, hay un obelisco que conmemora la proclamación de Pelayo como rey.

A la izquierda de dos leones hechos en mármol de Carrara, está la Santa Cueva en el monte Auseva. Se encuentra sobre una laguna que da origen a la cascada del río Deva. Debajo de la cascada, está la Fuente de los Siete Caños en la que, según cuenta la tradición, si las mujeres solteras beben y lanzan una moneda a la laguna, se casarán en un año.

Para llegar a la gruta, es necesario ascender por una escalera con 101 peldaños, en los que es usual ver a peregrinos subiendo de rodillas para cumplir alguna promesa. En la cueva podrás ver una imagen de la Virgen de Covadonga, del siglo XVIII, pues la original fue destruida en un incendio en 1777.

También en la cueva, se encuentran las tumbas de Alfonso I y la de Pelayo, su mujer Gaudiosa y su hermana Ermesinda. Originalmente estaban enterrados en Abamia, pero fueron trasladados al Santuario en tiempos de Alfonso X.

·         Basílica de la Santa María Real de Covadonga

La basílica está emplazada sobre el cerro del Cueto. Fue construida entre 1877 y 1901 en estilo neo-románico. En el exterior, podremos apreciar su planta de cruz latina y dos altas torres que flanquean la fachada oriental del edificio. Allí, se abre un pórtico de triple arco. En esta entrada, podremos distinguir los bustos de los grandes impulsores del templo, Sanz y Forés y Martínez Vigil.

En el interior de la basílica, destaca por su belleza la cripta, que cuenta con un sistema de bóvedas formadas por arcos resaltados. Fue un proyecto de Roberto Frasinelli, conocido popularmente como El Alemán de Corao.

Basílica de Covadonga

·         Cueva del Buxu

La cueva del Buxu fue descubierta en 1916 y cuenta con una rica representación de arte parietal, de las culturas Solutrense y Magdaleniense. Hay pinturas y grabados de caballos, ciervos, cabras y bisontes, con figuras geométricas y zoomórficas.

Además, cuenta con relevantes manifestaciones del arte mueble, entre los que destaca una escultura de un ave tallada sobre el colmillo de un oso. Para visitarla, es imprescindibles hacer una reserva con anticipación.

Naturaleza y actividades al aire libre

·         Parque Nacional de los Picos de Europa

No hace falta subir a los picos para admirar su belleza desde distintos puntos de la localidad. Este parque nace como una ampliación al Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, el primer Parque Nacional de España. Se ubica entre Cantabria, Castilla y León y el Principado de Asturias.

Por lo tanto, desde Cangas de Onís, se puede disfrutar de este paraje montañoso, pues más de 7.000 hectáreas del concejo forman parte de este Parque Nacional. El macizo más cercano a Cangas de Onís es el Occidental o del Cornión, enclavado entre los ríos Sella y Cares.

·         Lagos de Covadonga

A 12km del Santuario de Covadonga podremos encontrar uno de los lugares más espectaculares del mundo, los lagos de Covadonga. Se trata de tres lagos, el Enol, la Ercina y el Bricial que se pueden admirar en época de deshielo. Están por encima de los 1000m, rodeados de pastos y vacas.

Este maravilloso entorno natural puede admirarse desde el Mirador de la Reina, al que se puede subir en coche o, si es temporada alta, en autobús.

Lagos de Covadonga, Picos de Europa

·         Descenso del río Sella

Si buscas aventura, desde Cangas de Onís u otras localidades cercanas, podrás hacer el descenso del río Sella en canoa. Esta es una de las actividades turísticas más demandadas de Asturias, y se puede hacer solo o en familia.

Mientras recorres el río y sus rápidos, podrás disfrutar de un paisaje natural privilegiado, rodeado del verdor de Asturias y los Picos de Europa.

Además de estas actividades, podrás realizar muchas más como una ruta a caballo, visitar el Zoológico La Grandera o hacer senderismo en el área del río Dobra.

Cangas de Onís y sus zonas cercanas tienen una amplia oferta de actividades y cosas para ver que se adaptará a todos los gustos, siempre disfrutando de un paisaje maravilloso.